domingo, 17 de enero de 2010

Gobernadores Demoníacos: Asmodeo

Asmodeo es el demonio gobernador de los excesos.
La lujuria y la gula son sus principales subordinados.
El nombre de Asmodeo aparece en el libro de Tobías:

3:7 Ese mismo día sucedió que Sara, hija de Ragüel, que vivía en Ecbatana, en Media, fue insultada por una de las esclavas de su padre.
3:8 Porque Sara se había casado siete veces, pero el malvado demonio Asmodeo había matado a sus maridos, uno después de otro, antes de que tuvieran relaciones con ella.

3:16 A un mismo tiempo, fueron acogidas favorablemente ante la gloria de Dios las plegarias de Tobit y de Sara,
3:17 y fue enviado Rafael para curar a los dos: para quitar las manchas blancas de los ojos de Tobit, a fin de que viera con ellos la luz de Dios, y para dar a Sara, hija de Ragüel, como esposa a Tobías, hijo de Tobit, librándola del malvado demonio Asmodeo. Porque Tobías tenía derecho a ser su esposo, antes que todos los demás pretendientes. En aquel mismo momento, Tobit volvía del patio al interior de su casa, y Sara, hija de Ragüel, bajaba de la habitación alta.
  • Sus huestes son:
Lujuria:
Concupiscencia, Adulterio, Fornicación, Prostitución, Homosexualismo, Lesbianismo, Incesto, Orgía, Pedofilia, Bestialismo, Fantasías obscenas, Sadismo, Masoquismo, Necrofilia, Fetichismo, Voyeurismo, Exhibicionismo, Masturbación enfermiza, Pornografía,
Gula:
Glotonería, Comer compulsivamente, Sobrepeso, Gordura, Obesidad, Borracheras, Fiestones, Alcoholismo, Insaciabilidad, Abuso, Exceso, Adicción, Toxicomanía, Ociosidad,
Todos obedecen en el Nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios.

2 comentarios:

roberto carlos ortega dijo...

soñe sobre esta identidad que afuera de mi casa descendia un dragon de tres cabezas acompañado con dos mas mas pequeños y de menos rango. ellos me buscaban a mi por toda la casa me perseguian, cuando desperte un nombre me vino a mi mente asmodeo. lo busque en el internet y la verdad estoy impactado. solo espero entender lo que Dios me mostro y por que lo hizo

José Ortega dijo...

Reyes 2: 26
"En cuanto al sacerdote Ebiatar, el Rey le dijo: "Vuélvete a tu propiedad de Anatot Mereces la muerte, pero no te condenaré a hora a muerte, porque tú transportase el Arca de Dios delante de mi padre y compartiste los sufrimientos de mi padre". Salomón expulsó pues a Ebiatar, lo privó de su cargo de sacerdote de Yavé; así se cumplió la palabra que Yavé había dicho en contra de la casa de Heli en Silo."